Escribir para liberar y recibir

Escribir para liberar y recibir

Escribir para liberar emociones y sensaciones – Como lo Imagino

(No todos los textos que se escriban para esta web, se publicarán en Redes Sociales.)

Muchos hemos escuchado o leído sobre los beneficios de escribir para liberar emociones, aún así, es una práctica a la que le he huido a toda costa.

La recomendación que nunca parecía funcionar:

«Escribe sobre lo que sientes, después intenta leerlo y analizar la situación, cuestionar y comprender» etc, etc. Evidentemente, si tanta gente lo recomienda debe ser una terapia muy útil, pero no lo fue para mí, al menos no así.

Cada vez que agarraba un lápiz y un papel y comenzaba a soltar ahí lo que estaba sintiendo y pasando por mi mente, se sentía como tener un parlante a todo volumen repitiendo mis angustias, después de eso ¡ni loca iba a leerlo!

Comenzar con pasos pequeños

La ansiedad ha estado cerca de manera constante hace ya varios meses, esta vez he querido conocerla mejor así que decidí escribir, pero a mi ritmo, con paciencia, perdiéndole el miedo de a pocos como un cachorrito asustadizo.

SE-HACE-CAMINO-AL-ANDAR-ENTRADA-ESCRIBIR

Escribir para liberar es algo así como esta ilustración, dando pequeños pasos que van abriendo el caminito.

Hace dos meses comencé a escribir en una libreta y la primera nota fue:

Cuando estés ansiosa pregúntate ¿a qué (emoción) le estás huyendo?

Desde ahí continué escribiendo, no todos los días, pero sí con regularidad.

Esta tarde me animé a leer la libreta y noté que luego de esa primera nota, varias páginas siguientes contienen respuestas que calman, aclaran dudas o pueden servirme de guía mientras voy andando.

Un regalo de mí para mí

Al comenzar no sabía que cada cosa que estaba escribiendo me iba a servir hoy para sentirme mejor, y, a decir verdad, tampoco planeaba leer mis notas muy pronto, solo necesitaba poner mis emociones sobre el papel de una forma que me generara paz.

Para mi sorpresa, fue como guardar un billetico en un bolsillo de un Jean y dejar de usarlo varios días, para luego volver a ponerse el Jean, encontrar el billete y sentirlo como un regalazo.

¡Encontré una manera!

Hoy conté cuántas páginas había escrito, sentí ganas de leer cada nota de esa libreta, miré las fechas, y me quedé un rato en silencio… ¡Encontré una manera! Y aunque pienso que se me estaba haciendo tarde para descubrir lo obvio, quise contarlo aquí porque sé que no soy la única a la que le pasa, comprender y aceptar las emociones es la cosa más jodida que apenas comienzo a aprender a mis 28 años.

En mis días tranquilos busco herramientas que me puedan servir para cuando lleguen los días agitados, esas herramientas pueden -o no- funcionar como “ancla”.

Digo que puede o no funcionar, porque siendo honestos, cuando estás ansioso a veces olvidas muy fácil, dudas o incluso temes de tus capacidades, de tu fortaleza para regresar del huracán de emociones y sensaciones.

Ante eso solo puedo decirte: Acompáñate.

Una forma sencilla de comenzar a escribir para liberar emociones y sensaciones:

Si hoy caíste en cuenta de algo bonito o bueno que estás aprendiendo, anótalo y pon la fecha. No tiene que ser un diario, no tienen que ser 3 páginas, escribe una línea, o dos. Escribe la respuesta a una duda, como si estuvieras descifrándote o descubriendo pistas.

  • ¿Qué agradeces hoy?
  • ¿Qué sabor de té o qué comida te hace sentir calor de hogar y te sube el ánimo?
  • ¿Qué “ritual” te funcionó la última vez que te sentiste ansioso?
  • ¿Cuál era la razón de tu ansiedad o preocupación de ayer o de hoy?
  • ¿Qué se siente darte un abrazo a ti mismo o decirte algo amable frente al espejo?

Puedes intentar con un recordatorio:

  • Date el beneficio de la duda
  • Analiza porqué reaccionas de x forma cuando estás ante determinada situación.
  • Todo está bien tal y como es.
  • El cuerpo necesita espacios para respirar y estar en calma. Para 10 minuticos y respira.

Preguntas cortas, respuestas breves que tal vez no resuelvan completamente la próxima crisis, pero ayudan a conocerse, a ver cómo cambian las emociones y en últimas también a recordar que todo va a pasar.

Sé consciente de que te estás conociendo. Ninguna respuesta es muy mala o muy buena, incluso si contiene la palabra «miedo», acéptalo y si lo necesitas, regálate un abrazo cuando lo sientas. Así mismo, ningún recordatorio es demasiado obvio o demasiado cursi, si te guía y te traiga de vuelta es bienvenido.

Cabe resaltar que cada uno va a su ritmo, y lo que para mí hoy puede ser de ayuda, para otros no y está bien, de hecho, si tienes rutinas que te ayuden sería lindo que las compartas aquí por si a alguien le pueden servir también.


¿Qué opinas?

Tu opinión me interesa muchísimo. Por eso, me gustaría saber, ¿Qué opinas sobre esta Entrada? Tus comentarios podrían servirme para mencionarte en próximos textos.

También puedes continuar leyendo otras entradas de Blog, o bien, sumergirte escuchando nuestros Podcast, que también preparamos para ti, dando clic sobre este texto.

Escribir para liberar emociones y sensaciones – Como lo Imagino

3 Comentarios

  1. Sara Posso

    Me encanta leerte Maira. Me haces ponerme mas sentimental de lo que ya soy. Aún no he logrado superar mi trauma con el hecho de escribir a mano, aún me cuesta tomar la escritura como terapia, pero si medito y llego a tener paz con cosas tan simples como salir a sentir el pasto que hay en el patio de mi casa. La idea con esto es que mientras respire y pueda sentir lo que hay a mi alrededor Aún hay esperanza.

  2. Junior Obando

    WOW que texto más hermoso, muchas gracias por compartirlo, me recuerda lo importante que es el escribir, como que tu alma y tu espíritu entran en sincronía y su voz queda plasmada en una hoja de papel. Pelicortica te felicito y te aplaudo porque es un escrito fresco y muy fácil de digerir.
    Yo personalmente poco o nada escribo de lo que me pasa el día a día, pero si sería una buena estrategia para aplicar y no pasar por alto detalles significativos de nuestro vida.
    Un fuerte abrazo y muchas bendiciones

  3. Sami Cucaita

    En primera instancia quiero agradecer que compartas tu sentir por medio de este escrito. Al igual que tu me ha servido escribir, pero en ocasiones he ido un paso más allá, y es tener reuniones conmigo misma, donde llevo esas notas y hablo conmigo misma, me pregunto lo que apunto, lo cuestiono y algunas veces encuentro un camino otras salgo de pelea conmigo misma y el tema no se toca por días, luego nos amistamos y vemos las cosas más claras.

    Creo que cualquier forma en la que podamos exteriorizar lo que sucede en nuestro mundo interior nos lleva a ver las cosas más claras, nos lleva a encontrar esa pieza que no cuadra o no entendemos y finalmente decidimos si se le hace espacio así como es o sencillamente buscamos la forma de ir la reduciendo poco a poco.

    Gracias por estos escritos que nos comparten, abrazos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar por mes